Otras actuaciones del IDAE relativas a la sostenibilidad

Global Bioenergy Partnership (GBEP)

El desarrollo de los biocarburantes de forma sostenible, además de las ventajas medioambientales que conlleva, aporta beneficios sociales, económicos y de seguridad energética a las áreas en las que tiene lugar. Así lo reconoce, por ejemplo, la Asociación Mundial de la Bioenergía (Global Bioenergy Partnership  o GBEP, por sus siglas en inglés), asociación que integra a 23 países y 14 organizaciones (otros 27 países y 12 organizaciones participan como observadores) cuyo objetivo es promover el desarrollo sostenible de la bioenergía. España forma parte de esta asociación desde el año 2008, siendo el IDAE el organismo que ostenta dicha representación.

Uno de los principales trabajos que ha llevado a cabo el GBEP en este tiempo es la elaboración de una lista de indicadores de sostenibilidad relevantes, prácticos y con base científica para la producción y el uso de la bioenergía.

El Comité de Dirección del GBEP aprobó en noviembre de 2011 el informe “The Global Bioenergy Partnership Sustainability Indicators for Bioenergy”. Este documento fue realizado por el grupo de trabajo sobre Sostenibilidad y presenta una  lista de 24 indicadores para evaluar los aspectos medioambientales, sociales y económicos del sector de la bioenergía, incluyendo asuntos como las emisiones de gases de efecto invernadero, la biodiversidad, el precio de la cesta nacional de materias primas alimentarias, el desarrollo económico y la seguridad energética. 

Por su particular relevancia y por tratarse de una cuestión de actualidad como consecuencia de la modificación de las directivas de Energías Renovables y de Calidad de Carburantes, resultan especialmente interesantes las conclusiones acordadas por el GBEP en lo referente a la cuantificación del cambio indirecto del suelo (ILUC, por su acrónimo en inglés):

A la luz de los debates sobre esta materia y considerando el estado de la ciencia en lo relativo a la cuantificación de posibles impactos de la bioenergía sobre el cambio indirecto del uso del suelo (ILUC), no ha sido aún posible incluir un indicador sobre ILUC. GBEP observa que son necesarios más trabajos para mejorar nuestro conocimiento y nuestra capacidad para medir efectos indirectos de la bioenergía tales como el ILUC y los impactos indirectos sobre los precios de las materias primas agrícolas. GBEP continuará trabajando para consolidar y debatir el conocimiento científico existente sobre estos efectos indirectos, desarrollar un marco científico y transparente para medirlos e identificar y estudiar opciones normativas que permitan mitigar los potenciales efectos indirectos negativos y promover los potenciales efectos indirectos positivos de la bioenergía.”

Comité Técnico CTN 303 de AENOR

El Comité Ténico de Normalización CTN 303 “Producción sostenible de biomasa” de AENOR se creó como Grupo Espejo del TC 383 “Biomasa sostenible para usos energéticos” del Comité Europeo de Normalización (CEN).
Su objetivo es el desarrollo de normas que permitan acreditar el cumplimiento de los criterios de sostenibilidad que se determinen para el uso de la biomasa con fines energéticos.

Los trabajos del CTN se desarrollan en seis grupos centrados en aspectos específicos de la sostenibilidad:

GT 1: Terminología.
GT 2: Emisiones de GEI.
GT 3: Biodiversidad y aspectos medioambientales.
GT 4: Aspectos económicos y sociales.
GT 5: Verificación y auditoría.
GT 6: Efectos indirectos
.

La publicación de la Directiva Europea de Energías Renovables motivó una redefinición de las actividades previstas con el fin de ofrecer apoyo en el contexto de la implementación de los criterios definidos en ella. Así, en la actualidad se está trabajando fundamentalmente en los GT 2, 3 y 5, cuyas tareas están relacionadas con los requisitos fijados en la Directiva. En este sentido, se pretende elaborar una norma (EN 16214) que aborde todos los aspectos necesarios para guiar a los distintos agentes del sector en los procesos que deben llevar a cabo para cumplir dichos requisitos. A la vista de la complejidad que esto implica, se decidió dividir la norma en varias partes que, además, puedan ser aplicadas de forma independiente. Hasta el momento se han publicado las tres que se enumeran a continuación:

EN 16214-1: Criterios de sostenibilidad para la producción de biocombustibles y biolíquidos para aplicaciones energéticas. Principios, criterios, indicadores y verificadores . Parte 1: Terminología. (Aprobada en España como UNE EN 16214-1:2013).

EN 16214-3: Criterios de sostenibilidad para la producción de biocombustibles y biolíquidos para aplicaciones energéticas. Principios, criterios, indicadores y verificadores. Parte 3: Biodiversidad y aspectos ambientales relacionados con fines de protección de la naturaleza. (Aprobada en España como UNE EN 16214-3:2013).

EN 16214-4: Biomasa producida de forma sostenible para aplicaciones energéticas. Principios, criterios, indicadores y verificadores para biocombustibles y biocarburantes. Parte 4: Métodos de cálculo del balance de emisiones de gases de efecto invernadero usando el análisis de ciclo de vida. (Ratificada en España por AENOR).

 

Además, el CTN 303 de AENOR, a requerimiento de los representantes del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, realizó un informe (Informe UNE PNE303001 - La aplicación en España de los criterios de sostenibilidad para los biocarburantes de la Directiva 2009/28/CE de Energías Renovables) que tiene como objeto efectuar un análisis de los esquemas existentes en otros Estados miembros para la adaptación de los criterios de sostenibilidad de la Directiva en dichos estados y resaltar las ventajas e inconvenientes de cada esquema si se aplicara al caso español.