La entrada en vigor de del Código Técnico de la Edificación (aprobado mediante R.D. 314/2006) supone para este sector la consideración obligatoria de medidas de eficiencia energética en el proyecto de un edificio. A partir de la aplicación de este conjunto de normas, el parque edificatorio español va a reducir de forma notoria el consumo de energía de su sector, pues se empieza por construir edificios que de por sí, demanden menos energía para conseguir el mismo nivel de confort en su interior.

La primera de las medidas del CTE, dentro del orden lógico de realización de un proyecto es la “Exigencia Básica HE 1: Limitación de la demanda de energía” que dice: Los edificios dispondrán de una envolvente de características tales que limite adecuadamente la demanda energética necesaria para alcanzar el bienestar térmico en función del clima de la localidad, del uso del edificio y del régimen de verano y de invierno, así como de sus características de aislamiento e inercia, permeabilidad al aire y exposición a la radiación solar, reduciendo el riesgo de aparición de humedades de condensación superficiales e intersticiales que puedan perjudicar sus características y tratando adecuadamente los puentes térmicos para limitar las pérdidas o ganancias de calor y evitar problemas higrotérmicos en los mismos.

En abril de 2006, la Asociación Nacional de Industriales de Materiales Aislantes (ANDIMA) y el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) firman un convenio de colaboración con el objetivo de promover actuaciones encaminadas a mejorar la eficiencia energética de la envolvente térmica de los edificios de nueva construcción y de los existentes, así como del aislamiento de los equipos y redes de tuberías de las instalaciones de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria. En este espacio, se irá ubicando el fruto de los trabajos de divulgación realizados por los asociados de ANDIMA, y dirigidos a todos los públicos, desde comunidades de propietarios y usuarios, hasta profesionales de la construcción, a quienes se dirigen las Guías Técnicas. Por último, se facilitará una base de datos de instaladores cualificados para la correcta aplicación de los materiales aislantes.