De acuerdo con lo establecido en sus estatutos, el IDAE puede “desarrollar actividades de asistencia técnica, ingeniería de servicios, consultoría, dirección o ejecución de obra, asesoramiento y comercialización, en general, de productos, patentes, marcas, modelos y diseños industriales, realizar inversiones, directa o indirectamente, en proyectos de interés energético y en Sociedades ya constituidas o de nueva creación”.

Para el desarrollo de su actividad inversora, este Instituto, como entidad pública empresarial, dispone de personalidad jurídica propia, patrimonio propio y autonomía en su gestión, rigiéndose, a estos efectos, por el Derecho Privado.

En este contexto, el IDAE puede participar en proyectos de inversión en los ámbitos del ahorro y la eficiencia energética, de las energías renovables y de su almacenamiento, así como en proyectos de gestión de la demanda energética que, por su carácter innovador o singularidad, respondan a sus fines y funciones.